jueves, 20 de febrero de 2014

SON REALMENTE SOCIALISTAS LOS "SOCIALISTAS"?

En 1996 llegó un sociólogo alemán llamado Heinz Dieterich, con una nueva propuesta, el "Socialismo del siglo XXI", que se basaba en la filosofía y economía marxista, pero con una modificación aplicable a nuestra época, al analizar errores y experiencias de otros gobiernos socialistas y concluyendo en que para un buen socialismo la mejor manera de gobernar y hacer progresar a un país es REFORZANDO RADICALMENTE EL PODER ESTATAL CON UN CONTROL DEMOCRATICO DE PARTE DE LA SOCIEDAD.  Hugo Chávez lo adoptó, y llegó a venderle ese gran descubrimiento a sudamérica, la cual se quejaba de años de mucha inequidad y pobreza. Por supuesto mucha gente, sobretodo los que han vivido en dicha inequidad y pobreza, lo aclamaron casi como un Mesías, que los liberaría al fin de la miseria. Y esa idea le agradó mucho a los líderes de Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil, los cuales con la bendición de Cuba, quien encabeza esta marcha, empezó este mal llamado socialismo del siglo XXI. Y ¿por qué mal llamado? Porque hasta el momento lo que se ha demostrado es que la idea la siguieron al pie de la letra pero sólo la primera parte,  todos han reforzado radicalmente su poder estatal, pero se olvidaron de la segunda parte en la cual deberían estar controlados democráticamente por la sociedad, esa sociedad que se ha reprimido violentamente en Venezuela, y que esté empezando a reprimirse en Ecuador, ya que poco a poco hay menos libertad de expresión, creando miedo, demandando y matando a aquellos que investigan actos de corrupción, creando leyes que sólo protegen al gobierno y no a los ciudadanos. Se podría decir que estamos contra el reloj de la historia, una historia que nos ha enseñado mucho sobre lo que significa entregarle todos los poderes a una sóla persona. Desde el momento en que se decidió reforzar radicalmente el poder estatal, empezaron mal, porque el ser humano es ambicioso, y si esa ambición se une a una persona llena de resentimientos y odio, al encontrarse con tanto poder, no pasará mucho tiempo para que se rinda ante él y se olvide completamente cual es el objetivo principal de su revolución, la cual es trabajar para la gente que lo eligió.

Muchas personas (digo muchas no todas) que se llaman de ideales socialistas, o comunistas (de ideas no de práctica), que dicen que en el mundo debemos tener todos lo mismo, vivir en comunidad (de ahí la palabra comunista), tienen a su mente dividida en dos partes, la primera en la cual gritan revolución, eliminemos a los ladrones millonarios de esta nación y ayudemos a los pobres, y la segunda en la cual se van de viaje a Miami, a conciertos de U2, tienen buenos carros, viven en los mejores barrios, no han realizado una sóla obra social en su vida, se mueren antes de compartir algo de sus riquezas (incluso a veces hasta con gente de su propia familia) y muchos reciben buena parte de las ganancias de nuestros impuestos por pertenecer a algún eslabón de esa revolución. Como dije anteriormente, el ser humano es ambicioso, el ser humano quiere progresar, no puedes irte en contra de la naturaleza de las personas, si alguien trabaja duro para obtener algo, y otro no lo hace por su propia mediocridad, no puedes esperar que ambos tengan lo mismo. Eso es injusticia, y se ha demostrado históricamente que una sociedad en la cual todos tengan lo mismo, pero que unos trabajen y otros no, NO FUNCIONA y está condenada al fracaso, no será una sociedad feliz, sino dividida y llena de resentimientos, y por ahí capaz aparezca otro líder con otra genial idea que no sabrá manejar.  Por eso en la Unión Soviética el comunismo empezó bien, pero terminó mal, se llega hasta un punto, se aprende y se cambia, porque todo evoluciona.  Pero no, nosotros nos fuimos para atrás, no aprendimos nada.

Y tú, compatriota ecuatoriano socialista, si quieres equidad, ayuda a tu prójimo, crea soluciones, marcha, escribe, denuncia, cuestiona a tu gobierno cuando ves que lo que está haciendo nos perjudica como sociedad, no digas que sí a todo lo que te dice una sóla persona sólo porque te dice que sigue tus ideales y que es socialista cuando no lo demuestra, cuando insulta a su propia gente, cuando te miente en la cara con diferentes discursos. Eso no es ser inteligente sino es la renuncia a tu pensamiento crítico. El realizar obras es parte de su trabajo, pero por el hecho de que ha realizado obras ¿debemos renunciar a cuestionarlo? Dejar que nos humille? ¿Qué nos impida opinar? Así empieza toda tiranía, mareándote con obras, para que le vendas tu alma y te olvides de que él debe trabajar para ti y por ti, porque tú estás pagando impuestos para eso, para que te olvides de vigilar los robos millonarios que nos han hecho, para que te olvides de objetar la mayor deuda de la historia que nos ha dejado con China, para que te olvides de investigar el etnocidio y la explotación del Yasuní, y podría nombrar muchas cosas más, pero ya es hora de que tú investigues, eres una persona pensante, deshipnotízate y usa tu sentido común. Esto es para aquellos que genuinamente piensan en el bien común, para los que lo hacen por conveniencia, pues esa es otra historia, y es lamentable porque el legado que dejarán a los suyos será desastroso.


lunes, 17 de febrero de 2014

UNA PROFESION REAL

Frida Kahlo on being an artist

Cuando las personas hablan sobre la profesión que quisieran que tengan sus hijos, generalmente piensan en Médico, Abogado, Economista, Ingeniero, Arquitecto, y por ahí se detienen. El momento en que hablas de Artista, ya sea músico, pintor, escritor, actor, entre otros, se siente una ligera y a veces muy notoria incomodidad, y me ha tocado escuchar cosas como: "Qué bueno que eres artista, pero ¿Qué profesión estudiaste?", o "Sí, ese es tu hobbie, pero ¿No vives de eso, no?". A mi en lo personal me molesta mucho, a pesar de que no soy directamente la afectada, es lógico que a ellos les moleste más, pero también  me imagino que ya estarán acostumbrados, porque comúnmente lo toman con tranquilidad y su respuesta es más o menos esto: "Sí, soy artista, esa es mi profesión y de eso vivo y respiro".


Desde que era pequeña siempre me llamó la atención el canto y la actuación, me ponía a inventar obras actuadas con mi hermana, filmábamos películas o comedias con la familia que a veces apoyaba, y sobretodo me encantaba cantar e inventar mis propias canciones, incluso les hice canciones a mi hermana y primas para que ellas las canten y así le podamos hacer un mini concierto a la familia. También me encantaba el dibujo, incluso marcaba la espalda de mis tíos con pequeños tatuajes no permanentes de Popeye, Garfield o cualquier comic que solíamos leer. Y por último, al tener un abuelo escritor, crítico de arte, intelectual, tuve la suerte de que me herede su amor por la palabra escrita.  El arte ha llenado mi vida de una forma casi vital, he podido crecer con él, compartirlo con la gente que también lo siente, y me ha acompañado en los momentos sombríos y también en los momentos brillantes. No fue sino hasta la adolescencia donde me enamoré de las ciencias naturales por lo que decidí estudiar medicina, sin dejar de lado mi primer amor, por supuesto. Pensé que como no era tan virtuosa como cantante, o actriz,  no sería una gran pérdida para el mundo del espectáculo, pero sí sentía que como médico podría dar más a más personas combinando la ciencia con el gusto que tengo por leer, escribir y a la vez por mis ganas de servir.  Me di cuenta que así no dejaba del todo a mi primer amor, la música siempre me ha acompañado, al igual que los libros, y lo demás lo retomaría en cualquier momento nuevamente, y así ha sucedido.



Por esta razón me parece mortificante cuando las personas no toman al artista como un verdadero profesional, y no se dan cuenta que lo que ellos hacen mejora la calidad de vida de las personas, el arte está presente en prácticamente todos los momentos importantes de nuestras vidas, los cumpleaños, matrimonios, aniversarios,  funerales, bautizos, bar mitzvahs, le da color a tu hogar, te hace reír, te conmueve, te hace soñar,  te sorprende.  Todos los seres humanos buscamos alguna vez en la vida (unos más que otros) al arte en cualquiera de sus formas, por lo que aquello no debe considerarse simplemente un hobbie, sobretodo porque para ser un artista no sólo debes haber nacido con ese don, sino que debes trabajarlo todo el tiempo, y ser apasionado con lo que haces, como cualquier carrera del mundo, si vas a ser bueno en eso. Al fin y al cabo nadie puede leer una partitura musical, interpretarla, e incluso hacerle sus propios arreglos, si no es un músico que ha estudiado a conciencia, nadie puede pintar un buen retrato sin haber aprendido técnicas, y haber practicado constantemente para perfeccionarlas, nadie puede escribir bien sin haber leído mucho a otros autores, investigado y escrito constantemente para enriquecer su vocación cada vez más.



Y para teminar, en cierta forma, todos tenemos algo de artistas, ya que como Shiller dijo "el arte es aquello que establece su propia regla", todos podemos crear de una u otra forma algo que no estaba escrito o dicho, saliéndonos de los esquemas y asi aportar algo nuevo al mundo, ocasionando reacciones diversas a todo aquel que pueda acceder a dicha creación, y talvez logrando cambiar, para mejor, la vida de alguien. Espero que pronto las personas entiendan y valoren lo que hacen los artistas, lo necesarios que son para el mundo, y no den por sentado lo que su trabajo ofrece . El arte es una maravillosa profesión, es especial, y es real, le agradezco a los artistas por compartir su pasión con los demás, sé que a mi vida le ha dado mucho sentido y la he disfrutado mucho más gracias a ellos.

jueves, 6 de febrero de 2014

MI PADRE ES MI "BIG FISH"


No fue sino después de que vi la película "Big Fish" que pude entender un poco la psicología de mi padre, o lo que él llama su "Mitología" en cuanto a las historias que siempre me ha contado.  Para el que no la ha visto, se trata de un señor encantador llamado Edward y de su hijo Will, este último se sentía engañado y frustrado ya que toda la vida su padre contaba historias sobre su vida que se caracterizaban por ser extraordinarias, llenas de personajes fantásticos y aventuras inimaginables. Como es de esperarse al ser niño, Will creía esas historias, pero al ir creciendo, como es de esperarse también, se empieza a dar cuenta que todo era demasiado irreal, por lo cual se aleja de él.  Es cuando su padre enferma, que Will decide volver, enfrentarlo y pedirle que le diga la verdad sobre toda la vida de Edward, ya que no sabe quien es él realmente, a lo que Edward le contesta "No he sido más que yo mismo desde el día que nací y si no puedes ver eso, es tu falta, no la mía." 
Mi papá bien podría decir lo mismo, desde que recuerdo siempre me ha contado muchas historias, sobre su vida principalmente, y de pequeña creía todas y cada una, pero al ir creciendo, sobretodo en la adolescencia, empezaba a dudar, ya que me parecían un poco exageradas. Por lo que también en algunas ocasiones lo he cuestionado y más o menos me ha contestado como Edward a Will.

Siguiendo con  la película , durante la misma se ve a un Edward más joven viviendo las historias que él contaba, y sí, son ilusorias, como de un cuento de hadas, cuando se va de su pueblo con un gigante, cuando cayó en un paracaídas hacia el escenario de unas siamesas cantantes, cuando trabajó en el circo y el dueño era un hombre lobo, cuando conoció a su esposa, el amor de su vida, cuando llegó a un pueblo donde todos andaban descalzos, en fin, cada historia era más entretenida que la otra pero definitivamente ¿quién las cree?  Cerca del final de la película Edward está a punto de morir, y le pide a Will que le cuente como será su muerte, Will, muy triste, se rinde a los deseos de su padre, y se inventa una historia sensacional que lo hace sonreír y morir en paz.  En su velorio real, empiezan a  aparecer los personajes de sus historias, y para la sorpresa de Will estaban todos los que Edward mencionó, estaban las siamesas, que en realidad eran gemelas, el dueño del circo que por supuesto no era un hombre lobo, el gigante que realmente era un hombre muy alto, sus amigos del pueblo descalzo, y Will se da cuenta en ese momento que a pesar de que había mucha fantasía en las historias de su padre, en esencia eran reales.

Cuando mi papá vivió en EEUU sus historias fueron aún mejores, viajó a muchos lugares, y sobretodo ha conocido a personas fascinantes y de notoriedad filantrópica, política, artística o de otra índole, con las cuales ha entablado una gran amistad, y aunque alguna vez dudé, de alguna forma he podido constatar que todo ha sido real, con fotos, videos, invitaciones o personalmente, y ver el cariño y respeto que sienten por mi papá.  Por eso puedo asegurar que  mi padre ha vivido intensamente, con sus equivocaciones y grandes aciertos, que ha logrado todo lo que se ha propuesto hacer, y que es una persona no sólo encantadora sino también uno de los mejores seres humanos que he visto. Talvez en ciertas anécdotas exagera, pero eso, a mi parecer, hace más interesante la historia, y lo hace ser quien es, mi "Big Fish".