sábado, 1 de diciembre de 2012

FANTASMAS


Hoy me desperté a las 3h30 am por un sueño en la cual ciertas personas que han pasado por mi vida me odiaban, y no querían tener nada que ver conmigo. Me desperté con ansiedad no sólo por el hecho que me odien sino porque yo tenía la culpa de que sea asi.  Por lo que a esa hora agarré mi celular, entré a hotmail, busqué un correo electrónico específico, lo encontré y me alegré a la vez que aún seguía entre mis contactos, puse como título "saludos desde Ecuador" y  empecé a redactar el email. Este iba dirigido a una persona que siempre ha estado en mi mente por una promesa que le hice hace varios años, pero no la he cumplido, por tal razón inicié dicho correo pidiéndole disculpas y ofreciéndome a cumplir dicha promesa sí aún estaba interesado aunque haya pasado tanto tiempo. Send. Espero que me responda...
En el camino que he recorrido me he dado cuenta que en muchas ocasiones y por largos períodos de tiempo, he estado adormitada (similar a cuando me he tomado 3 vasos de vodka y ya empiezo a ver borroso, me ensordezco y veo mi realidad en 3era persona), dejándome llevar por lo que se me va presentando, cual bote a la deriva, y en ocasiones he dejado pasar varias oportunidades o he evitado realizar más búsquedas que posiblemente me hubieran llevado a vías un poco más duras, desconocidas y llenas de baches pero que talvez habrían dado al final un aporte mucho más sustancial a mi vida. En ese camino también sé que he decepcionado a muchas personas que veían en mi una imagen diferente, talvez más emprendedora, talvez más exitosa, haciendo algo distinto y más importante de lo que hago ahora, pero no ha sido así, y dejaron de creer, y lo he sentido, y he ahí mis fantasmas.
Pienso que también yo misma no puedo evitar pensar que podría ser una versión muchísimo mejor de lo que soy, y que no he sido grata con estos fantasmas. Muchos de ellos son personas de las cuales me he alejado porque no he tenido afinidad y no siento sinceridad de su parte, pero no por eso puedo dejar de ser grata sobretodo si en algún momento sus acciones me han beneficiado de cierta manera como por ejemplo dándome un trabajo.  Así no esté de acuerdo con su forma de actuar o su personalidad no me agrade, la gratitud es sumamente importante.
Ahora son las 4h54am y me siento mucho mejor, no porque haya resuelto y cambiado la forma de pensar de aquellos fantasmas sobre mi, sino porque estoy escribiendo esto ahora, ahora que tengo 36 años (próxima a cumplir 37 en una semana arrrgghhh) y no a los 86.  Escribirlo no lo resuelve, pero es un comienzo, es valorar lo que las otras personas te aportan, ya que nada ni nadie es insignificante, y es aprender a sacar lo mejor de cada situación.  Escribirlo me da una nueva visión y una nueva misión, me lleva a iniciar una nueva búsqueda y a tratar de ir avanzando más despierta convirtiéndome en esa versión que quisiera ver en mi.  Escribirlo me enseña que no debo agradar a todos o preocuparme por decepcionarlos ya que eso no se puede evitar, a algunos les agradará lo que hago o lo que soy, a otros no, y la imagen que ellos tengan posiblemente no sea la imagen que yo quiera tener, eso lo decido yo.  Escribirlo me muestra que no necesito que los demás me perdonen sino perdonarme a mi misma por aquello que hice o dejé de hacer.  Escribirlo me ayudará a dormir mejor y con una sonrisa, ya que estoy enfrentando esos miedos, empezando por el miedo a escribir esto...
Gracias una vez más

jueves, 15 de noviembre de 2012

ODA A MI ENOJO



¿Y qué si me enojo?
Es un sentimiento básico, pero no menos legítimo
que me atesta de franqueza para poder objetar
contra aquello que me ha causado un porrazo espiritual y mental

¿Qué me nubla la mente?
Eso dicen, pero no opaca mis sentidos,
los purifica, irradia y exhibe
junto con el rubor en mis mejillas y el frenesí en mi pupila

¿Y qué si me enojo?
Mis expresiones no muestran zafiedad,
sólo una apasionada desazón, solfeando palabras genuinas
que pueden lisiar por tiempo indefinido o ser totalmente anodinas

En todo caso,
en el enojo,
de la honestidad no me despojo.






jueves, 20 de septiembre de 2012

ESTAS AQUI



El día en que nos conocimos parecía ser habitual
desconocíamos que ese encuentro sería el comienzo ideal
de otro nuevo acercamiento que marcaría nuestro destino
y que uniría nuestros trayectos en un solo camino.

Aquel día tus ojos me dieron otra dirección
de  melodías que entonaban una nueva canción
tu sonrisa una descarga que me hipnotizó
tus manos un enlace entre mi cuerpo y mi interior

También hemos tenido varias noches oscuras
pero tu fuerza y tu firmeza me han quitado las dudas
dudas de lo incierto y de una lucha sin sentido
porque te miro y confirmo que nunca te has ido.

Estás aqui...


viernes, 7 de septiembre de 2012

DEDICADO A LAS MUJERES FUERTES


Tengo una buena amiga, ella ha pasado por una situación muy difícil. He sido testigo de como ha querido aferrarse a su familia con todas las ganas del mundo, con amor, paciencia, coraje, enojo, tristeza, pero nada dio resultado. Simplemente a veces las cosas no son, y ella aunque parece haberlo aceptado, aún sé que conserva una esperanza de reconciliación. No voy a hablar sobre lo que pienso de ese mequetrefe (ups! se me salió), sólo quería dedicarle este espacio a esa amiga, que está en un país desconocido, que vino con muchas ilusiones y que con dos bebitos está luchando completamente sola. A ella la admiro por ese gran espíritu, por haberse levantado con cada golpe, evitando asi el K.O. una y otra vez.  Este espacio es para ti mi querida venezolanita y para todas las mujeres fuertes que de una u otra forma han logrado sobrellevar situaciones dignas de tirar la toalla pero la han mantenido colgada en su lugar, sin ocurrírseles siquiera en mirarla. (a propósito de las Pussy Riot, que espero las liberen pronto y a propósito de que estoy aprendiendo box las analogías al respecto).

jueves, 16 de agosto de 2012

NO SOY NEGOCIANTE (PERO QUIERO SERLO)



No quiere decir que no negocio, pero desconozco las características mañas que tienen ciertas personas para poder obtener un beneficio extra y merecido por sus servicios profesionales. Ahora trabajo en una empresa de salud y en un consultorio y cada vez que veo algún movimiento en falso que no considero beneficioso para mi o mis compañeros médicos (porque hay que ser sinceros, la mayoría de veces, por no decir siempre, dicho paso es beneficioso sólo para los contratadores más no para los contratados) hablo, discuto, escribo, me reúno, pero muchas veces no me queda otra que ceder, porque queda en "Ud. es la única que reclama, la única que ve esto o aquello" y pienso, "será cierto?" "todos están contentos?" o simplemente "¿les da pereza hablar porque saben que nada ganarán?", que decepción. Hace tiempo me he dado cuenta de que aqui padecemos el "Trastorno del Silencio Crónico y Déficit de Coraje" que tiene como etiología el miedo a las confrontaciones y a la pérdida de un puesto, y este trastorno es muy común en el gremio médico.Yo puedo comprender esto, que muchas personas tienen familia, por lo que el temor se acrecenta y  además en cada sitio nos hacen sentir (en algunos hasta te lo dicen) que nadie es irreemplazable, pero claro depende de la perspectiva con que lo veas, cualquiera puede ocupar nuestro puesto como espacio físico, eso es una cosa, pero no cualquiera lo puede tomar y manejar como yo, o cualquiera que sepa valorar verdaderamente lo que hace. Al menos yo considero que mi trabajo lo hago sumamente bien, soy clara y concisa con mis pacientes, muy atenta, escucho cada problema, les doy la importancia que necesitan sentir, tengo conocimiento de lo que hago y no me gusta mentirles, además trato en lo posible de que el rostro con el que se vayan se vea más relajado que el rostro con el que llegaron. Es casi imposible que todos se vayan satisfechos de tu consulta, pero el hecho de que me importe ese punto, sube mucho la calidad de atención que voy a dar y eso a su vez será beneficioso para el sitio donde estoy prestando mis servicios, por lo que el trato que doy y recibo debería ser de primera pienso yo ¿o me equivoco?
A mi siempre me ha sorprendido la desunión que existe en el gremio médico de este país en cuanto a la lucha por nuestros derechos. Ultimamente han elevado a 8  las horas de trabajo en los puestos públicos, y el aumento de sueldo ha sido exiguo, ocasionando también que dejen menos tiempo para atender a sus pacientes privados, comprometiendo más sus ganancias, y todos CALLADOS (el trastorno otra vez).  Nadie negocia, nadie se une, nadie debate, sólo callan.  Yo agradezco que al momento no tengo ese dilema (porque no trabajo en puesto público), pero no por eso debo darle la espalda a dicho asunto ya que donde quiera que exista una medida que yo considere injusta tengo que exponer mi desacuerdo total . Aún así en los puestos privados también existen injusticias, como horas extras no remuneradas, fines de semana costeados como días entre semana, aumento mínimo de salarios, incomodidad en las instalaciones, vigilancia constante, y la importancia del cliente externo muy por encima del interno, llegando incluso a la presión y persecución de tus actos sin que esto sea justificado. Por lo que por todos lados hay que hablar y tratar de mover un poco las cosas tratando de guiar hacia la luz a ciertas personas.
Es importante iniciar el ruido, pero uno debe hacerlo bien, para que llegue primero a los oídos adecuados y luego poco a poco a todos los demás. Si conseguimos curarnos del trastorno crónico endémico podremos abrir los ojos y valorar nuestra maravillosa profesión como un verdadero servicio humano, que merece ser bien remunerado (porque es nuestra forma de vida) y apreciado por todos los que acceden a él, sobretodo para los médicos que viven y respiran la medicina y tienen una verdadera vocación.  En fin, tengo que aprender a ser negociante para llegar a cada persona y conseguir poco a poco un cambio, ya que hasta ahora no me ha hecho efecto el hablar yo sóla.

viernes, 3 de agosto de 2012

ALL YOU NEED IS LOVE...



He dejado el blog por algunos días, tenía poco que decir, más bien tenía mucho que leer y quise empezar unas entradas que aún están en borrador asi que he tenido que procastinar. En este momento son la 23h31, y decidí escribir, y decidí también que esto sí lo voy a publicar hoy o mañana, depende de cuanto tiempo me tome, y sin importar como salga.  Empecé este blog como un sitio de desahogo, de escribir sentimientos, poemas, pensamientos y anécdotas. Ahora lo siento como un amigo al cual puedo recurrir cuando quiero contarle algo que he estado investigando estas últimas semanas. Me puse a leer un libro que se llama El Arte de Amar de Erich Fromm, me lo envió un amigo de Suiza y me lo devoré en dos días.  Me dio mucho que pensar sobre mis ideas del amor. De pequeña pensaba que cuando dos personas se aman, simplemente deben decirlo y decidir estar juntas, y que a partir de ahí todo marcharía bien, que sería sonrisas, ruido y colores, breves peleas con maravillosas reconciliaciones.  Pero es mucho más complicado que eso, ya lo sabemos ¿no? Primero que nada, el amor, ¿qué es? ¿Cómo podemos saber que amamos a alguien? Todos creemos que sabemos amar, pero muchos estamos equivocados. Es decir, no hablo de cualquier tipo de amor, porque hay varios, el fraterno entre hijos, hermanos o padres es un amor que simplemente nace y no hay que trabajarlo mucho; hablo del amor de pareja, erótico, sexual o como quieran llamarlo, ese es el amor que debe trabajarse y se debe empezar por uno mismo.  En una confusión que me duró muchos años tratar de resolver, llegué a hoy, y me di cuenta de que lo más importante es aprender a conocerse uno mismo, y ser completamente honestos, porque aunque no lo creamos, nos mentimos frecuentemente, y muchas veces lo hacemos para tratar de mantener una situación que en el fondo nos está alterando nuestra paz interna, nos angustia y nos llena de resentimientos.  Al dejar que eso nos suceda estamos maltratándonos y siendo masoquistas, lo que quiere decir que no nos estamos regalando el amor que merecemos, no nos estamos amando. Cuando podamos ser completamente sinceros y logremos conocer lo que realmente queremos, estaremos en el primer paso para poder llegar a amar a otra persona verdaderamente. Llegaremos a saber realmente lo que queremos aceptando nuestros puntos débiles, tratando de mejorar lo que se puede y desarrollando nuestras virtudes y dones siendo persistentes en nuestros objetivos. Asi nos empezamos a amar.  Eso nos lleva a dar, cuidar de otros, y sentir emoción al verlos sonreír, al ver felicidad en ellos. Todo eso se proyecta en nosotros y nos hacemos felices. La felicidad no nos la da nadie, la felicidad viene de nuestro interior y es una decisión al igual que el amor.
Así es como, elegir a la pareja que nos acompañará no debería ser tan complicado, si es una persona que se ama a si misma, lo sabremos, ya que sabrá y querrá conocernos, nos mostrará quien es sin tapujos, sabrá tratarnos bien, y en definitiva sabrá amarnos como nosotros nos amamos y viceversa. Esa persona que sabe amarse sin ser vanidosa o narcisista sería la ideal. Pero en la realidad sí es complicado, el mundo no es tan fácil y nos equivocamos mucho y muchas veces, porque pueden haber personas ideales, pero no ideales para nosotros exactamente.  No lo veamos mal, eso es lo hermoso de la vida, las experiencias que la acompañan y hacen que vivirla sea interesante.  El amor está ahí afuera, sólo debemos prepararnos  para tomar buenas decisiones, lanzarnos sin miedo y  transitar por esa aventura que nos está esperando. Hallaremos varios amores, muchos o pocos serán grandes, talvez ninguno lo sea,  pero lo importante es abrazar esas experiencias con intensidad, siendo nosotros mismos, completos y felices. Trabajemos en nosotros y sin darnos cuenta las buenas sorpresas de la vida nos envolverán y quien sabe talvez hasta ese amor ideal para nosotros aparezca.

viernes, 1 de junio de 2012

APRENDER A DESAPRENDER


Eso me dijo mi maestro, el Dr. Bosco Alcívar la primera vez que fui como residente de pediatría a pasar visita con él en su sala del Roberto Gilbert, la E2. "Aprende a desaprender todo lo que te enseñaron hasta ahora", esas palabras se me quedaron impresas en la mente con Loctite Super Bonder, y al inicio me bajonearon por algunos días ya que ¿Quién no se decepciona al conocer que te han enseñado mal gran parte de tu vida, y en mi caso, por 28 años? Pero después de una semana me curé del bajoneo y fue reemplazado por entusiasmo, ese entusiasmo que se da cuando sientes que obtienes una información privilegiada, y que posiblemente pocas personas la obtengan a lo largo de su vida (todo radica en desde que perspectiva analizamos las cosas).  Así que continué en aquella sala los siguientes meses, recibiendo con mejor actitud las buenas nuevas (o tomándolas así), y descubrí que muchos archivos de mi cabeza han guiado mi vida hasta ese fatídico día en la sala E2 (aunque algunos aún lo hacen, ciertas costumbres son difíciles de esquivar).
En fin, supe que desde la casa hasta el colegio e incluso la universidad,  hemos recibido muchos monólogos dirigidos hacia informaciones que nos han cerrado en muchas ocasiones la mente y nos ha retrasado por mucho tiempo la iniciativa de investigar para emitir opiniones y realizar acciones que se basen en un buen criterio y lógica. Opiniones que emerjan de lecturas implacables y desmedidas, y acciones ávidas para la creación de nuevas hipótesis y teorías.  Desgraciadamente nos hemos acostumbrado a obtener todo hecho y deshecho, como si debía estar allí para nosotros y nuestra comodidad.  Sino ¿por qué son tan escasos los trabajos de investigación en este país? No podemos siempre echarle el muerto a la falta de apoyo (familiar, laboral, gubernamental, etc), pues al final uno de los resultados de estos malos aprendizajes es decir y pensar: ES CULPA DE...
Nuestra mente es lo más poderoso que tenemos, y a la vez es un laberinto que guarda informaciones que están visibles, medio visibles e invisibles, pues no todo lo recordamos, y muchas veces lo que se nos queda grabado son elementos inservibles que nos limitan el crecimiento personal. El crecimiento personal... que es eso? Pues es conocerse a sí mismo honestamente, enfrentando los miedos y saber hacia donde quieres ir, que quieres lograr, sin ponerte límites ni excusas, sólo caminos amplios con entradas hacia otras vías pero sin semáforos en rojo.
Nada nos puede parar.
Yo tengo la plena confianza de que si nos reprogramamos a la edad que sea, podremos alumbrar el sitio donde nos encontremos con muchos aportes significativos, sobretodo si logramos capturar aquellas buenas cosas que no debemos desaprender de nuestro laberinto mental,  ponerlas visibles a la luz y presentarlas a las nuevas que van entrando a ubicarse en un sitio VIP siempre a la vista para ser utilizadas.
Agradezco mucho a mi profesor el haberme dicho esas palabras, así haya sido duro al comienzo, muy crítico conmigo y con la sociedad en la que vivimos, esas palabras fueron un burdo empuje hacia lo desconocido que siempre quise conocer y que no sabía que quería conocer.  Aún me hallo ahí, dando manotones de ciego en ciertos espacios que todavía no reconozco, pero vamos caminando y reaprendiendo.



viernes, 11 de mayo de 2012

DEJAR VIVIR



He estado leyendo y observando en los medios de comunicación sobre la legalización de los matrimonios homosexuales y esa polémica tan grande que ha despertado en todo el mundo, pero sobretodo en los países sudamericanos, llamados también el "tercer mundo". Y me pregunto: ¿Por qué nos siguen llamando así? Y la respuesta es muy obvia: porque no estamos escalando posiciones en ningún aspecto, ni económico, ni político, ni cultural, ni natural.
Yo soy una mujer heterosexual, he crecido en una familia conservadora, a excepción de mi padre, con una abuelita que me llevaba a la iglesia cada domingo, a la cual fui principalmente por el temor de quemarme en el infierno, y por lo cual me confesaba cada mes con mucha vergüenza sobretodo cuando tenía que contar que le pegaba a mi hermana, que tenía pensamientos impuros o faltaba a misa un domingo.  El ambiente donde crecí era muy machista, no había sitio para ningún homosexual, peor si era hombre, si hubiera pasado sé que mi abuelito podría haber sufrido un infarto de la furia o talvez lo habría exiliado de la familia. Hubiera sido una tragedia completa.
Pero a pesar de todo ese ambiente anti rainbow, nunca sentí una aversión por estos chicos/as alternativos, más bien todo lo contrario, y además siempre sentí que era bastante injusta esa forma de discriminarlos, y esos obstáculos innecesarios que tenían que superar toda su vida. Es que digan lo que digan, hagan lo que hagan, no podemos negar que la homosexualidad existe, que no ocasiona terremotos o huracanes, que está en muchas personas fascinantes y que son seres humanos iguales a ti y a mi que quieren vivir su vida a costa de nadie. Todos se preguntan, pero ¿Por qué sucede? ¿Nacen o se hacen? ¿Es genético? ¿Tiene cura? Pues estamos en el siglo XXI, con el avance tecnológico y científico a millares surgir, y aún no hay una respuesta definitiva a esas preguntas. Así que ¿Para qué atormentarnos? Aqui están, son nuestros amigos, hermanos, primos, sobrinos, hijos, padres, abuelos y podemos estar tranquilos porque no tienen una enfermedad mortal, y tenemos la llave para hacerlos felices con sólo quitarnos ese metal que limita la expansión de nuestro cerebro y así poder entenderlos y dejarles tomar su lugar en el mundo, porque también es de ellos.
Hoy una amiga católica me dijo que este mundo está peor que Sodoma y Gomorra, no lo niego, puede ser que sí, pero no es culpa de la homosexualidad, es culpa de la violencia, del odio, del atropello, de la corrupción de mentes y ambientes, de la maldad que vive en todos nosotros, seamos o no gays. Y bueno si las vamos a poner de ejemplo, recordemos que, según la biblia, esas ciudades  fueron destruídas por la perversión sexual tanto homosexual como heterosexual y por su falta de amor al prójimo.  Es así como el mundo está peor que Sodoma y Gomorra , porque no nos respetamos y aceptamos, porque vivimos con prejuicios y nos creemos dueños de la verdad, de ahí nace todo el sufrimiento y la violencia de nuestra historia. 
Una vez que encontremos ese equilibrio, de permitir vivir a otros a su estilo, *de aprender a querernos como seres humanos, como hermanos, de ayudarnos en vez de empujarnos, de unirnos en vez de perseguirnos, pues muchos problemas se resolverían, pero querremos hacerlo o seguiremos siendo tan orgullosos y prepotentes que preferimos continuar sintiéndonos jueces de otros?  
*IMAGINE J. Lennon 

miércoles, 9 de mayo de 2012

DE SUPERHEROES Y DEMAS


Ahora que estamos en la época de los Superhéroes y van apareciendo cada vez más y nuevas películas con los personajes de Marvel y DC, me he puesto a pensar en que me gustaría tener de cada uno, o cual quisiera ser de todos ellos.  Pensé primero en la Viuda Negra, no necesariamente porque sea interpretada por Scarlett Johansson (sin desmerecer su admirable atractivo fìsico), sino por su conocimiento y buen uso de múltiples disciplinas en las artes marciales, además de ser experta en armas y espionaje. Me vienen a la mente tantas situaciones en la cuales podría utilizar esos dones.  Qué podría hacer una persona como la Viuda Negra en este país?  Primero que nada tendría que trabajar ad honorem, y en secreto, ya que si fuera contratada por "Inteligencia Militar"  la tendrían 24 horas tratando de entrenar a todos los conscriptos tanto fìsica como intelectualmente, incluídos a los de alto rango, que estarían fascinados con sus dotes y no la soltarían. Y como acá pocas cosas son secretas, la perseguirían los medios quienes le ofrecerían varias entrevistas y quien sabe talvez hasta participar en un programa de chismes. Luego entraría a ser parte del grupo gubernamental quien le abriría o más bien cerraría los ojos a esa "élite" llena de malas mañas y bueno, ahí se acabaría su lucha por la justicia popular real sino sería una lucha popular para ganar elecciones. Cosa más grande la vida. Por eso mejor que trabaje sola, y con toda esa secuela de eventos que mencioné pues ya perdí el hilo de lo que podría hacer en este país.  Luego pensé en Jean Grey (la psíquica de los X-men). Ese poder me gustaría tener, esa capacidad de entrar en la mente de todos, saber lo que piensan decir y hacer y además poder controlar sus acciones. Es un poder espectacular,  pero... ¿realmente quiero saber todo lo que piensan las personas que quiero? Porque no cabe duda que mi mayor curiosidad será por ellos. Si descubro algún pensamiento negativo que tengan de mi u otra persona en algún momento, algo que me haga resentir y no poder expresarlo porque ellos no sabrían de mi poder.  O si descubro algún secreto oscuro de alguien querido que me haga ver con otros ojos a esa persona y hasta me haga tener pesadillas. Todos tenemos nuestro lado oscuro, y la verdad yo tendría que ser completamente inmune a cualquier prejuicio que posiblemente ni siquiera sepa que tengo.  Eso sería si ellos no saben de mi don, pero si lo saben no sería menos complicado, ya que posiblemente tenga una vida larga pero solitaria ya que pocos podrían aceptar a alguien que les lea la mente cada vez que quiera. Al menos a mi me estresaría, con todos los pensamientos que tengo al día,  pues estoy segura que muchos de esos pensamientos podrían hacer resentir a cualquiera que se cruce en mi camino, sobretodo si ando manejando a eso de las 6 de la tarde por Guayaquil.
Así que descartada Jean, por lo que pensé en alguien que no lee mentes, pero que es tan o más inteligente que ella, y además posee mucha fuerza , es excelente luchador, no necesita de armaduras ni objetos tecnológicos y no tiene un punto débil como la kriptonita, alguien prácticamente indestructible y extraordinario, así que pensé en Hulk.  Lo único negativo que le veía es que no podía controlar su transformación, pero según los últimos acontecimientos cinematográficos, ahora sí puede transformarse cuando lo decida.  Pero el problema es que para controlarlo no deja de estar enojado, es decir, vive cabreado. Así que bueno, está controlada su transformación, pero ha de vivir con una úlcera eterna.
En conclusión, recordando al tío de Peter Parker con su célebre frase: "Todo gran poder conlleva una gran responsabilidad" le agregaría "y además un precio que pagar toda tu vida".  Nada puede ser perfecto, siempre hay una cola larga de contratiempos y complicaciones detrás de cada historia, lo único que nos queda es usar nuestros poderes  humanos en todo su esplendor,  y aceptar nuestros defectos sin dejar que estos opaquen la luz que todos emanamos, la cual es tan brillante como nosotros querramos que sea.

jueves, 12 de abril de 2012

MIS VIEJITOS ZAPATIER

.facebook_288749169.jpg

No puedo negarlo, en ocasiones me descuido de ellos. Estoy tan sumida en mi vida egoísta y con mis "problemas" que no hago un sólo intento en las 17 horas del día que me mantengo despierta (considerando que duermo 7) para levantar el auricular del teléfono y dedicarles aunque sea una breve llamada.  Pero llega un día en que me golpea, y me digo, "...Mmm Andrea no has llamado a tus viejitos, chuzo si los llamo ahora capaz ya están resentidos y tengo que dar las explicaciones del caso..." Y así me pasa, y me avergüenzo de que me pase frecuentemente.  Así que esta semana me golpeó y fui a visitar a mi abuelita Nancy y abuelito Juan, llegué a darles abrazos y decirles lo mucho que los extraño, (totalmente cierto aunque no parezca), y los veo y me doy cuenta lo frágiles que están.  ¡Cómo pasa el tiempo! Me digo siempre, repetida, muy repetida esa frase sobretodo para las personas que van envejeciendo, y cada vez la repito más yo, realmente sorprendida de que es cierto.  Siempre que los veo recuerdo el tiempo que viví en su casa. ¡Qué infancia tan memorable la que ellos me regalaron!  El vivir en casa de mis abuelos, con toda la gente que entraba y salía a cualquier hora, el comer todos juntos a la hora del almuerzo porque sino te quedabas sin comer, y literalmente era asi porque todos eran "buen diente" , el vivir en el sitio geográfico donde paraban todos los primos a visitar, todos los amigos de mis tíos, todos nuestros amigos, todas las Navidades, Año Nuevo, Día de la Madre, del Padre, y más, fue algo que me llenaba de ilusiones todos los años. Que cantidad de historias que pasamos en esa casa colonial estilo español, tan llena de vida, de amor, de ambiente familiar.  Mi abuelo un hombre muy estricto, serio y fuerte como nadie (nadie le ganaba pulseando o peleando), por eso mi papá siempre le decía a mi madre "No le tengo miedo a ninguno de tus hermanos, pero a tu papá, a ese sí, mis respetos, ese sí me noquea de una".  El era la típica imagen del hombre hacendado, jefe de familia, machista como buen ecuatoriano de su época, de difícil comunicación y dedicado completamente a su esposa e hijos, con un amor profundo e incondicional por mi abuela, nunca permitiendo una sola palabra de irrespeto hacia ella.  Mi abuela en cambio era engreidora, tanto que a veces se emocionaba mucho y recibíamos unos pellizcones durísimos entre el muslo y el pompis, sobretodo cuando estaba en el mejor ánimo, yo recibí algunos, con sus respectivas marcas hemáticas posteriores por supuesto, dolían pero era un dolor alegre de muucho cariño pastuso. Mi abuelita también tenía y tiene su malgenio, sobretodo cuando se le perdían las cosas, todos éramos culpables, así sea un lápiz de labio, hasta mis tíos recibían un "¿te me llevaste mi lápiz de labio?", mientras ellos permanecían con cara desconcertada de "¿en serio me estás preguntando eso?" y finalmente siempre terminaba encontrando sus objetos perdidos en algún cajón o baúl donde guardaba un sinfín de marañas que nadie entendía porque seguían ahí. Siempre fue una madre y ama de casa perfecta, estaba pendiente de que estemos bien vestidos y limpios (nos veía de arriba abajo, peor si andábamos fachosos y nos habíamos encontrado con alguna amiga suya, ahí nos decía ¿¿y estabas vestido asi??), moldeaba cada detalle de nuestro comportamiento, nuestra forma de desenvolvernos en la mesa, el que las chicas sepamos arreglar nuestro cuarto y tender nuestras camas  (cosa que no era de mi total agrado, ya que fui bastante floja y marimacha y tampoco me parecía que a los hombres no se les enseñe ese tipo de quehaceres). Una vez me enseñó a tejer, empecé con entusiasmo haciendo un suéter pero solo llegó a transformarse en una bufanda para una de mis Barbies, y ahí, en el olvido quedó mi demasiado breve fase tejedora. Fue gracias a ella que no padecí de desnutrición, ya que me enseñó a comer, como yo era una niña anoréxica que odiaba la comida y sólo quería biberón pues con engaños y mucha paciencia mi abuelita me guió hacia la luz del maravilloso placer de una buena comida, fue así como logré formar parte del grupo de los "buen diente" y pude enorgullecer a mi familia comilona.
En fin, sé que soy una persona con suerte porque aún puedo ver a mis adorados abuelitos, los tiempos mutan y ahora cada vez que los veo, observo en sus ojos cansancio y vivencias, los siento más cariñosos, más comprensivos, con más apertura y más ternura. Puedo compartir con un abuelo actual, más comunicativo, más bromista, con quien puedo sostener varias charlas que antes ni en mis más imaginativos sueños hubiera podido sostener. Mi abuela continúa con sus pellizcones, ahora no tan fuertes ni dolorosos pero igual de alegres. Esta semana llegué y estaban ahí con una sonrisa, contentos de mi visita. Mi abuela me ofreció fanesca, ya que sobró del fin de semana de semana santa y pues dije que sí con mucha emoción, no sólo por lo que me encanta ese plato típico ecuatoriano, sino por poder almorzar con ellos y quedarme en la sobremesa contándonos los últimos acontecimientos familiares,como siempre hemos hecho. Salí de su casa con una paz que no había sentido en los días previos, y sólo podía pensar en todo lo que vivieron, antes y después de que yo naciera, en que  pensarán de su vida hasta ahora, una vida tan llena de todo y con la imagen de mi abuelito agachándose a darle un beso en la frente a mi abuelita mientras ella saborea lentamente y con gran deleite su fanesca, mientras todos ya hemos terminado de comer hace un buen rato.

miércoles, 14 de marzo de 2012

MIS PACIENTES MI PACIENCIA SU PACIENCIA

Conversando con mis amigos y familia siempre les digo que para el pediatra lo difícil no es tratar con los niños, sino con los adultos que los rodean, ya sea el papá, la mamá, la abuelita/o, la tía/o, la vecina, niñera, hermana/o mayor, entre otros. Eso sí es un reto, creo que es una de las profesiones en las que las relaciones públicas deben ser parte del entrenamiento y no es una de las materias asignadas o requeridas para graduarse. El saber ganarse la confianza de toda una familia, para que ellos pongan en tus manos a la luz de sus ojos, es un arte y un don.  Claro que se puede aprender, ya que lo importante es que te vean sincero y conocedor de lo que estás hablando y además mirar mucho a los ojos.
Esos son los verdaderos pacientes, los familiares, y mis pacientes los niños que pacientemente escuchan lo que sus familiares preguntan, acotan, cuestionan, objetan y solicitan, y nosotros los médicos que nos llenamos de paciencia para poder comprender, explicar, escuchar, aconsejar, acotar y enseñar sin perder los estribos, así escuchemos barbaridades como que el padre llevó a su niño al curandero donde le pusieron unos brebajes y le escupieron un licor con tabaco, o que te llamen en la mitad de la noche para preguntarte por que el ombligo está de otro color diferente al de la piel. Paciencia, paciencia, haaarta paciencia. Creo que todos somos pacientes y de ahí viene el nombre.
En fin, esta profesión está llena de sorpresas, no hay día que te aburras, o que sea igual al anterior pues el sólo hecho de tratar con niños lo dice todo.  Con los más pequeñitos es tan enriquecedor ver como llegan tan confundidos, recién conociendo el mundo, mirando atentamente todo lo que les rodea, y nosotros vamos siendo testigos de su desarrollo cada mes, su crecimiento corporal y mental, como va quedándose la confusión atrás y su mirada te va demostrando que van comprendiendo cada vez más lo que sucede a su alrededor. Y como llegan a grandes con muchas ocurrencias, que te pueden hacer caer de la risa. Y pensando en eso no puedo dejar de comentar lo asombroso que es ver a los niños de ahora, lo pilas que están, como ya comentan y conversan más que sus padres.  Que lejana está esa época en que los niños no podíamos hablar mientras los mayores lo hacen, peor interrumpir, sobretodo si sientes los ojos inmensos e intimidadores de tu madre en la nuca (dígase mi madre).  Pero hay algo más, algo que me preocupa, y es que veo que ahora todo gira alrededor de los niños, lo que digan, lo que quieran, lo que exijan, siendo sus padres los principales incitadores o podría llamarlos observadores, aquellos que han tomado la actitud de dejarlos ser como son y hacer lo que deseen, con la idea de que así se desarrolla su carácter y personalidad como debe ser, y que así tendrán más seguridad. Tal parece que nos hemos ido a la otra cara de la moneda, y ahora los niños son los jefes de la casa.  En mi opinión ningún extremo es saludable, tener autoridad no es lo mismo que infundir miedo o inhibir la personalidad de una persona y ser un padre amoroso no es lo mismo que dejar que el niño decida y consiga todo lo que quiera.  No creo que la mirada intimidadora de mi madre me hizo mal, por el contrario creo que me enseñó a ser prudente y respetuosa, y mi relación con ella tampoco se afectó ya que siempre fue excelente, y es mi gran consejera.  No puedo generalizar por supuesto, pero lo que he visto mayoritariamente en estos años de pediatra es que en la actualidad estamos criando niños que no saben lo que es la frustración, que no saben lo que es un no real, que sienten debilidad en sus padres los cuales temen no gustarles, pero que no saben que en un futuro eso es lo que ocasionarán: hijos que les recriminarán el no haberles enseñado a caer y levantarse solos.
Hace poco leí un artículo excelente que se titulaba Carta de un hijo a sus Padres Complacientes, escrito por Angela Marulanda.  Es como un pequeño jalón de orejas para los padres y su crianza del nuevo siglo, espero que muchos padres jóvenes lo hayan leído y les haya sacudido un poco la mente. No voy a poner el link sino que lo voy a copiar a continuación para que lo lean (a veces hacer click en un link nos da pereza asi que no hay excusas ahora).  El artículo es el siguiente:

Comprenderme no significa que me dejen hacer lo que se me antoje. Significa tener presente que soy un niño y por eso quiero hacer solo lo que me parece divertido, pero educarme es obligarme a hacer lo debido.
• Si siempre hacen mi voluntad y me dan gusto en todo me van a convencer de que quienes me amen tienen el deber de complacerme en todo.
• Permitan que me frustre cuando no logro lo que quiero. Sentirme frustrado no me convierte en un infeliz, pero no saber lidiar con la frustración sí puede hacerme desdichado.
• Cuando no me ponen límites o ceden a todas mis pretensiones por miedo a disgustarme, los veo tan débiles que no me inspiran admiración y respeto sino angustia y decepción.
• No voy a ser una persona responsable porque me ayudan y asumen mis obligaciones como propias sino porque me exigen hacerme cargo de mis deberes y asumir las consecuencias de no cumplirlos.
• Al defenderme ante mis profesores o de las autoridades cuando cometo una falta y merezco una sanción me establecen que, con su respaldo, siempre salgo librado de cualquier problema.
• Si me dan demasiado y me exigen muy poco acabo por convencerme de que no tengo deberes, pero sí derecho a toda suerte de privilegios.
• Cuando me amenazan con sanciones, pero no las cumplen así me las merezca, vivo ansioso porque me doy cuenta de que no tienen ni la fortaleza ni la autoridad para contenerme.
• Su permisivismo me descontrola y llena de ansiedad, mientras que su autoridad y firmeza me dicen que me aman tanto que para ustedes es más importante educarme que agradarme.
• Recuerden que son sus temores o sus culpas y no su amor los que los animan a darme todo lo que quiero, pero no los límites que tanto necesito.

jueves, 16 de febrero de 2012

AYER EN SAN VALENTIN (PARTE DOS): TRABAJO, MUSICA Y AMOR


Bueno ya el título no debería ser ayer, sino anteayer, pero está bien, sólo ha pasado un día.  Yo pensaba que si me tocaba estar con pareja mis San Valentines serían muy comunes, con una cena, regalitos que van y vienen, invitación a algún evento, salir con él y amigos, en fin, como dije comunes.  Pero nunca imaginé ir a un concierto y que sea mi pareja la principal atracción.  Supongo que eso sucede cuando tienes un novio músico y además profesional, así que no debería extrañarme, pero no deja de ser inusual (en el buen sentido de la palabra).
Antes del concierto mi día no fue del todo acogedor, más bien fue bastante ajetreado y tenso. Desde hace una semana tenía hospitalizada a una paciente de dos años de edad, la cual había evolucionado muy bien por lo que mi plan era darle el alta, lo cual coincidentemente sería a la vez un fabuloso regalo de San Valentín para sus padres, pero esa intención fue frustrada cuando el examen de sangre que le mandé a hacer seguía alterado así que tuve que esperar un día más.  Por ahí empezamos mal y comenzó mi dolor de cuello, sobretodo al ver la cara de decepción y desesperación de esos padres que querían irse pronto a su hogar.  Un hogar que hasta hace un año y medio era en una cabaña en una montaña cerca de Quito, donde bebían agua de riachuelo que caía filtrada cerca de su casa, y donde comían queso, leche y carne de cabra que ellos criaban. Obtienen ingresos dando clases de parapente, yendo de ciudad en ciudad, de país en país, viviendo la vida como les va llegando, con dos niñas y otro en camino.  A su primera hija la tuvieron en la selva amazónica de Brasil, los atendió una curandera indígena la cual le enseñó ese arte al papá de la nena para que en la siguiente ocasión lo haga él.  Y asi fue, la segunda niña nació en su casa, atendida por su papá y otra señora de asistente, nada de medicinas, nada de médicos, sólo ellos y la naturaleza. Desde que los conocí pude darme cuenta de su transparencia y me simpatizaron en un instante.
Luego de dejarlos tristemente esperando el día para poder irse nuevamente a su campo, tuve que ir a un congreso de Pediatría virtual en la Clínica Kennedy.  Ahí la verdad no pude prestar mucha atención a las charlas, que para colmo a veces se quedaban en silencio o la imagen quedaba congelada, fallas de la tecnología, y pensaba, la próxima vez que un laboratorio me quiera "hacer el favor" de auspiciarme para este congreso le diré que no gracias, a menos que me envíe al congreso "per se" en Miami, para ver y escuchar las conferencias como debe ser (es que ya van dos años de esa invitación, ya es hora de que me la hagan bien pues).
Después al consultorio, que como era de esperarse en un día como este estaba lleno de pacientes. Posteriormente salí al otro trabajo que se encuentra en una empresa, pero esta vez mi camino fue interrumpido por algo: mi novio había dejado su saco en mi casa y no podía tocar sin él, y no tenía como irlo a ver ya que pronto tocaría, así que con esa noticia se acrecentó mi dolor de cuello, inmovilizándolo un poco más y con todo eso me fui volando a la hora pico, con la selva de carros, hacia mi casa. Esa gracia me duró una hora.  Ya para esto estaba con el genio en su punto, llegué tarde a mi otro trabajo, como era de esperarse, atendí a mis pacientes,  y al terminar tuve tiempo de ver mi correo electrónico.  Y me alegro que lo vi porque pude leer un mensaje de mi novio diciéndome lo agradecido que estaba de mi detalle de esta mañana, y lo feliz que está de poder pasar este San Valentín con la mujer que ama, esas pocas palabras borraron todo lo que pasé en ese día y con una sonrisa se me aflojó la contracción cervical.
Cuando ya era la hora de salida,  me trepé al carro rápidamente con muchas ganas de verlo y deleitarme escuchando la música que tocaría con sus otros amigos músicos en el Centro de Arte,  en su concierto llamado "Serenata Romántica" (un poco predecible el nombre pero apropiado para la ocasión).  Y la gran sorpresa de la noche fue su canción, la que había estado preparando con tanto afán para poder hacer el estreno esa noche y dedicármela al frente de todo el público conocido y desconocido.  Esa fue una maravillosa sorpresa y convirtió ese San Valentín en uno que jamás olvidaré...

miércoles, 15 de febrero de 2012

AYER EN SAN VALENTIN (PARTE UNO): MI SOBRINO ANTES Y AHORA



Inicié el día despertándome a las 5 am, no tengo claro del por qué estuve tan madrugadora, sé que tuve un sueño tipo historia,  pero que ahora está nublado junto con los personajes que ahí aparecían. Aunque como la mayoría de veces que uno duerme poco, la culpa la tienen las preocupaciones, pues la causa de mi despertada prematura puedo casi asegurar que es porque he estado con la cabeza muy centrada en mi sobrino Pablo Andrés.  Este niño precoz tiene 11 años, desde que nació sabíamos que iba a ser muy especial, desde su nombre hasta la vida que elegiría, y no nos equivocamos.  En cuanto al nombre, suena muy común, pero es que el nombre PABLO ANDRES significa mucho en mi familia. Todo empezó con mi padre, el cual le debe su nombre a su padrino, Pablo Neruda, sí EL PABLO NERUDA, quien fuera jefe de mi abuela Sara en las épocas pre-Pinochet, posterior a lo cual cada uno tomó rumbos diferentes, siendo mi hermoso Ecuador el destino de mi abuela.  Se preguntarán ahora por ANDRES, bueno ese es simplemente un nombre que a mi mamá le fascinaba y quedaba muy bien con PABLO.  En todo caso yo habría sido la siguiente en la lista, ese era el plan, sino que nací mujer y no les quedó otra que ponerme Andrea Paola. A los dos años supieron con alegría que el nuevo integrante de la familia sí sería varón, así que él sería el afortunado acreedor de ese nombramiento, pero nuevamente tuvieron que esperar pues mi hermanito tenía otros planes y no alcanzó a nacer.  Así que como podemos ver, hubieron dos intentos fallidos, pero como dicen "la tercera es la vencida", en el nuevo milenio llegó el anhelado Pablo Andrés.  Y vaya que amé y amo a ese niño desde que lo vi.  No podía separarme de él, tanta era mi chochera que a mi pobre hermana la tenía torturada llegando de improviso a su casa al menos 3 veces por semana como a las 7 am, siempre después de la guardia de 24 horas que hacía en el hospital Luis Vernaza (en mi época de internado).  A ella por supuesto no le gustaba mucho mi visita a esas grandiosas horas (por no decir que no le gustaba nada), pero que más le quedaba, abrirme la puerta con cara de sueño, y un poco de malgenio y sin que yo se lo pida me hacía el desayuno (todo podrá ser pero no podía dejar de ser una excelente anfitriona, con malgenio y todo) y esperábamos juntas a que despierte nuestro angelito que nos hacía derretir con cada cosa que hacía o decía.
Mi adorado Pablo Andrés habló muy rápido (como dije antes: precoz), a los 2 años tenía un extenso vocabulario con casi perfecta pronunciación y desde pequeño fue curioso de todo y amante de la música.  Decidimos que sería amante de la buena música así que lo iniciamos con Los Beatles y de ahí proseguimos mostrándole lo que más podíamos del rock de los 60, 70 y 80s.  Todo iba muy bien hasta que vio el video y escuchó la canción "Torero" de Chayanne, fue inevitable, pero qué podíamos hacer? Había que darle gusto al nene, un gusto que gracias a Dios le duró poco tiempo, y pronto empezó a interesarse por el rock otra vez.  Aunque debo confesar que se lo veía adorable cuando bailaba esa canción así que me declaro culpable de ponérsela una y otra vez, mi hermana es igual de culpable que yo por si acaso.
Por su amor a la música mi padre le compró una guitarra, un bajo, otra guitarra y otra guitarra.  Como es de suponerlo le puso un profesor, con el cual ha aprendido mucho, y se le ha hecho fácil, tiene talento natural, incluso hace canciones, es muy creativo y sensible para eso, es lo suyo.  Me encanta su personalidad pero el problema ahora es que está en una preadolescencia prematura que nos tiene preocupados a todos, dejó un poco de lado su dulzura para cambiarla por rebeldía, poniendo los ojos hacia arriba cuando quieres aconsejarlo, saliendo bruscamente de la habitación si escucha algo que no le gusta y ensimismándose en su propio mundo, con su guitarra y su internet, y como si fuera poco ahora quiere convertirse en un EMO.  No podemos evitar que crezca (aunque quisiéramos que fuera como Peter Pan), pero duele sentir que tan rápido quiere dejar atrás su infancia, a una edad en la que aún debe pensar en muñecos y no en chicas y auto inflingirse depresión, porque piensa que eso lo hará más importante de lo que ya es. Entiendo que cuando uno es pequeño quiere crecer antes de tiempo, pero no quiero que algún día mire hacia el pasado y quiera volver a su poco aprovechada niñez.  Ahí es cuando uno se da cuenta que ya no estamos tan jóvenes, cuando te dices a ti mismo, "Qué pasa con la juventud de ahora? en mis tiempos no era así, yo a esa edad seguía pensando en las Barbies y correteando por toda la casa".  Pero los tiempos cambian, tenemos que aceptar esta época y tratar de criar a los chicos de la mejor manera asimilando lo que estamos viviendo.  Sólo espero que pronto vuelva la dulzura de Pablo Andrés y que disfrute cada etapa de su vida sobretodo su infancia que es un tesoro que aún no se le ha acabado.
(Pronto viene la parte dos de mi Día de San Valentín)

miércoles, 8 de febrero de 2012

MI ANIMO Y MI RAZONAMIENTO DEL POR QUE


Es fascinante ver como inicias un día con un estado de ánimo y conforme llegas al final del mismo has pasado por muchos más.  Así sucede, parece un día más, te levantas, vas al baño, te aseas, te vistes, te maquillas (si eres mujer aunque no descarto a algunos hombres), posiblemente comes algo al apuro, o te da tiempo para cocinarte un buen banquete, y sales a tu carro o a esperar un expreso para el trabajo. Pero en la mitad de todo eso puedes recibir una llamada que te cambia completamente todo el humor del día que estás recibiendo, y que puede llegar a desbalancear mucho la forma en que te manejas en tu trabajo y en todo lo que hagas. La fuerza de las palabras no tiene límites y es un poder que debemos aprender a dirigir.  Cada vez me doy más cuenta como podemos lograr construir o destruir algo muy importante con solo 2 o 3 palabras, porque en ocasiones no requerimos de una charla completa sino 3 simples palabras que pueden resolver todo en un segundo o, por el contrario, provocar un tremendo caos si no las dijiste de la manera correcta.  Como dijo Maya Angelou citando a Carl W. Buechner: "Podemos olvidar lo que dijiste, lo que hiciste, pero no como nos hiciste sentir".  Creo que debemos llegar a ser muy evolucionados mentalmente para poder complementarnos y entendernos, si nos ponemos a pensar, es muy difícil mantener una buena relación pero no imposible. Cada uno de nosotros tiene una crianza distinta, una forma de vivir diferente, algunos la decidimos otros dejamos que lo decidan por nosotros (no estoy juzgando a nadie), el hecho está en que hay que ponerse en los zapatos de la otra persona, oír, oír muucho, meditar y procesar y luego hablar. Pero como dicen, del dicho al hecho... y gana el hígado y no el cerebro.  *Quién dijo que el hombre es de Marte y la mujer de Venus estaba en lo cierto pero creo que es muy general ese razonamiento, debemos incluir todos los planetas de este sistema solar y los demás que existen, ya que cada persona es un mundo aparte.  Lo que sí sé es que tenemos el control de nuestras acciones, no de las de los otros pero sí de como queremos nuestras relaciones, sólo hay que aprender a hablar y elegir las 3 palabras que construyan y no destruyan algo que podría resultar fabuloso.
*John Gray escribió Los Hombres son de Marte y las Mujeres de Venus, y se lo dedicó a su esposa Bonnie, el libro está online ¡gratis!

jueves, 2 de febrero de 2012

FEBRERO MES DEL....


Febrero, mes que define al año bisiesto (recién busqué en wikipedia que se deriva de bisextus, es decir que se cuenta dos veces el sexto día anterior al 1 de marzo, interesante), y mes en que se celebra el día de San Valentín (esa es otra historia que busqué en wikipedia pero no la voy a poner aqui) un día en que hay alegrías y depresiones por montón, sobretodo sí se le da demasiada importancia al asunto.  Primero que nada, no puedo creer que ya haya pasado Enero! Es cierto eso que dicen los abuelos, que mientras más viejo eres, más pronto se te va el tiempo, y segundo que lo que más me gusta de este mes es la época de carnaval.  Me encanta cuando todos van a la playa o a la sierra y mi querida ciudad queda despoblada, aaah que alivio!  Estos días estoy esperando con ansias ese momento, aprovechar ese tiempo para descansar donde decida y con quien decida, salir, comprar, dormir, comer, dormir...etc etc.  Todo suena tan acogedor y entrañable, pero habría que ver si sucede, porque a las finales hay que ser sincero, uno termina ahogándose del aburrimiento, buscando desesperadamente una actividad, o formando parte de la multitud y viajando a un balneario o ciudad montañesca infestada de carros y sitios inimaginablemente apretados, llenos de colas e incomodidad.  Es gracioso como caemos en eso, pero no lo podemos evitar, sobretodo viviendo en un país donde carece la creatividad turística de parte de nosotros mismos.  Generalmente todos terminamos llegando a la misma ciudad, o sea que nos volvemos a ver, sólo que con ropa más colorida, al igual que nuestra piel.
Debemos apreciar más el país que tenemos, y empezar a hacer una excursión extensa, como debe ser, conociendo cada provincia y lo que tiene para ofrecer.  Yo no me excluyo de ser una mala turista ecuatoriana, por lo que para este año quiero conocer de verdad este pedazo de tierra ecuatorial del cual estoy muy orgullosa de pertenecer.  Sólo debo ver por donde empezar, y buscarme un buen compañero de viaje que tenga mejor orientación que yo.

martes, 24 de enero de 2012

LOS SECRETOS DE LA VIDA



En Octubre 22 del 2003 recibí una de las cartas más lindas que me escribió mi padre, y que me han escrito hasta ahora. Esa carta la tenía guardada en mi hotmail y hoy que estaba en mi trabajo, sin pacientes por el momento, me puse a leer correos anteriores y la encontré sin querer, por lo que  la volví a leer. Creo que mientras más pasa el tiempo, mejor entendemos lo que nuestros padres tratan de decirnos.  Talvez antes la leí una o más veces, sonreí y  la guardé, pero ahora, en esta época le encuentro más significado. Esta carta es una de las enseñanzas que me ha dado mi papá, y es un legado que quiero compartir en este blog.

Los secretos de la vida, dedicado a mi hija Sara Marcela Martinez Zapatier y a mi hija Andrea Paola Martinez Zapatier.
Cuando yo naci, nunca imaginé que mi madre iba a morir cuando yo apenas tenía 18 meses de existencia. Tampoco imaginé que lo haría sacrificando su vida por la mía. Si lo hubiera sabido, nunca habría nacido.Tampoco sabía que mi hermanita estaba en su vientre, y que tambien falleció al salvarme mi madre. Que tragedia para cualquier persona crecer sin haber conocido a su madre y a su hermana, pues las dos murieron para que esa persona viva.
Sin embargo, dos personas, dos mujeres me recogieron, y me cuidaron como si yo fuera su hijo. Entonces yo crecí para convertirme en un hombre, tener dos hijas y dos nietos, y quien sabe, tendré también nietas. Estas dos personas que me recogieron, también sacrificaron sus vidas por mi. Y vuestra madre y yo, ahora
sacrificamos nuestras vidas por ustedes, para que ustedes lo hagan por sus hijos.
Ven? Ese es el ejemplo de Jesucristo, un sacrificio lleno de gloria y luz eterna, de poder infinito, dar la vida por los que queremos, y eso lo aprendemos tarde o temprano. Ahora ustedes todavía son mis bebitas, y no tienen que preocuparse por nada, pero, algún día, también les tocará sacrificarse por Pablo Andrés y Xavier Nicolás, y quizas por una niñita (niñitas), y ese mis adoradas y amadas hijas, es el secreto de la vida, atesórenlo, se los doy ahora, para que se preparen y maduren para ese gran momento, de felicidad absoluta, de dar vuestras vidas por sus seres que mas quieren, sus hijos.
Pablo Martinez Rojas, New York, Octubre 22 , 2003
....(por lo visto mi padre quiere que le dé nietecitas)...

lunes, 23 de enero de 2012

APRENDAMOS


Esto que viene a continuación no son mis palabras, pero quise ponerlo en mi blog ya que Maya Angelou es una de las mujeres que han sido mi fuente de inspiración desde que empecé a leer sobre la vida de grandes mujeres, el texto que quiero mostrar es el siguiente:
En abril, Maya Angelou fue entrevistada por Oprah en su 70º cumpleaños.
Oprah le preguntó sobre qué pensaba de envejecer. Y allí, delante de cámaras, dijo que era "emocionante".  Respecto a los cambios físicos, dijo que muchos ocurrían a diario... como sus senos.  Parecen estar en una carrera para ver cuál de los dos alcanzaría su cintura primero.  La audiencia rió tanto que lloró.  ¡Ella es una simple y honesta mujer, con tanta sabiduría en sus palabras!
Maya Angelou dijo esto: "Aprendí que no importe lo que pase, o cuán malo puede parecer el día de hoy, la vida continúa y, mañana será mejor".
"Aprendí que se puede decir mucho sobre una persona a partir de la manera en que maneja estas tres situaciones: un día lluvioso, equipaje perdido y luces navideñas enredadas"
"Aprendí que sin importar la relación que tengas con tus padres, los extrañarás cuando ya no estén en tu vida"
"Aprendí que "algo de que vivir" no es lo mismo que "vivir"
"Aprendí que, a veces, la vida te da segundas oportunidades"
"Aprendí que no hay que ir por la vida con guantes de béisbol, en ambas manos, tienes que aprender a tirar algunas cosas"
"Aprendí que cuando decido algo con un corazón abierto, casi siempre tomo la decisión correcta."
"Aprendí que incluso cuando siento molestias, yo no tengo que ser una"
"Aprendí que todos los días deberías acercarte y tocar a alguien.  La gente ama un cálido abrazo, o simplemente, una palmada amistosa en
la espalda"
"Aprendí que aún, tengo mucho por aprender"
"Aprendí que las personas olvidarán lo que dijiste, olvidarán lo que hiciste, pero las personas nunca olvidarán cómo las hiciste sentir" .
                 

jueves, 12 de enero de 2012

¿Qué escribir hoy?



Sí... tengo bloqueo mental. Es normal no? Pero es gracioso porque tengo muchos pensamientos en la cabeza sino que no los he ordenado.  Ahora, puedo escribir el que tengo en este momento, y eso es mi hermana Sarita.  Ella ocupa mucho espacio en mi mente, no lo voy a negar.  La conocí cuando tenía 4 años, en esa época yo me hice anoréxica, asi es, no comía nada, o bueno hiporéxica, comía pizza que vendían en el Comisariato, y mi biberón de leche... ya ya, lo admito, seguía tomando biberón, y lo hice hasta los 7 años! Capaz seguiría (porque sabía más rica la leche ahí) sino que mi mamá lo quemó, no sé si a propósito o por olvidadiza pero se rebeló y se negó a comprar más, asi que aprendí a tomar leche en vaso y luego poco a poco a comer.  En todo caso, mi hermanita llegó a la casa y yo era la ayudante de mi madre.  No recuerdo bien cuando la vi por primera vez, pero recuerdo cuando era bebé y me impresionaba lo rápido que crecía. Y es cierto,  los bebés crecen muy rápido los primeros 12 meses, de un momento a otro se sientan, después se paran y al rato caminan.  Así que para mi en un abrir y cerrar de ojos caminó y empezó a hacer horrores por toda la casa.  Recuerdo la primera vez que se bajó de su cuna solita.  Estábamos viendo televisión con mis papás en su habitación y ella apareció.  Yo asustadísima, pensaba que le podría haber pasado algo, pero luego me dio mucha risa.  Y la vez que casi se muere por haberse comido 8 pastillas de vitamina B creyendo que eran tic-tac. Esa fue la mañana que desperté con mi madre sosteniéndola en sus brazos sobre el lavabo del baño mientras la hacía vomitar para que elimine todo.  Luego la recostó sobre la cama a mi lado y ella empezó a convulsionar.  Claro, yo no sabía que pasaba y empecé a reírme, pensando que era otra de sus payasadas. Pero me di cuenta que no cuando mi madre empezó a gritar y me hizo correr hacia el carro, me sentó en el lado del copiloto y en mis piernas colocó a mi hermana que estaba con los labios morados. Estoy segura que no respiraba, no se movía, y yo no sabía que hacer, sólo la movía y la cacheteaba a ver si reaccionaba, pero nada.  Llegamos al dispensario que gracias a Dios quedaba a pocas cuadras de la casa y mi mamá entró corriendo con ella.  Yo sólo me quedé sentada en el carro esperando.  Las señoras de la farmacia de al lado me dijeron que vaya donde ellas y que me siente ahí.  Me dieron una pastilla de quien sabrá que, y esperé en una silla.  No sé cuanto tiempo pasó hasta que llegó mi tía Violeta, prima de mi papá, la cual me llevó a cambiarme de ropa y a su casa.  Eso fue la felicidad para mi porque ahí estaba mi prima Annabelle, y esos dos días que pasé con ella y mis otros primos fueron muy divertidos.  No es por mala, ni que me olvidé de mi hermana, sino que en mis cortos e inmaduros 6 años de edad, yo pensaba que en el momento que llegó a la clínica ya todo se solucionaría y estaría salvada.  Y así fue, no me equivoqué, uf! sino que cargo de conciencia tendría ahora.
Esa es una de tantas situaciones que he pasado con mi hermana.  Al comienzo fue como mi hijita, mi engreída, mi payasita, pero fuimos creciendo y se convirtió en la metida que quería estar en todo y me dañaba mis juegos,  después llegamos a la adolescencia y ahí fue mi compañera de farra, mi ñañita divertida, empezamos a ser amigas, y mientras pasaron los años se fue convirtiendo en la mejor amiga que me ha dado la vida.  Ahora no sé que haría sin ella, ya no vivimos juntas, pero siempre lo estamos.  Con sólo una mirada ella sabe como me siento y viceversa, y si algo me sucede, sea bueno o malo, ella tiene que saberlo porque sino es como si no hubiera pasado. 
Mi hermana es una persona especial de verdad, de esas personas poco comunes, que tienen la sensibilidad a flor de piel y puede notar si una persona es real o está actuando, si tiene buenas intenciones o no, y es de esas personas que puede hacer que hasta la persona más parca y desconfiada, le confíe a ella todas sus intimidades.  Su gran virtud también es su gran defecto: el lograr que todos quieran estar cerca de ella, ya que eso ocasiona mucha envidia a su alrededor, razón por la cual ha perdido a muchas "amigas".  Ella sabe amar muy fuerte y profundamente, es una de las mejores madres que conozco (incluída la mía), y yo la admiro mucho. Creo que ni ella sabe de todo lo que es capaz, siento que le falta un poco esa seguridad, es como si ignorara lo fabulosa que es.  Pero trato de decírselo siempre que puedo para que lo sepa y empiece a creerlo.
No sabía que escribir hoy, y pensar en ella fue la mejor idea que se me pudo haber ocurrido, gracias una vez más Sarita, me sigues haciendo sonreír y te amo siempre.